Ni sorda
ni loca
perdió la forma
astillo el recuerdo


.

1 comentarios:

Qué belleza! Las manos que son como el eje de nuestras vidas. Qué bien lo has interpretado. Me encanta.

12 de julio de 2009, 13:53  

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal